Todo lo que debes saber sobre el champán

En La Vida es Bella contamos con una vinoteca propia donde nuestros vinos se encuentran en las mejores condiciones para seguir evolucionando hasta llegar a tu mesa. Pero también contamos con una bebida estrella para las celebraciones: el champán. Un vino espumoso que se elabora conforme al método seguido en la región de Champaña, en el noroeste de Francia. A todos nos gusta brindar con champán en las ocasiones especiales, y por eso queremos revelaros los criterios a tener en cuenta a la hora de catar un champán y determinar su calidad y sofisticación:

  • Criterios visuales

Tiende a ser de un color pálido, de tonos blancos e, incluso, rosados. La burbuja ha de verse pequeña y de subir lentamente, esto nos indicará el grado de integración y si su crianza ha sido, o no, larga.

Una buena acumulación de pequeñas burbujas en la pared de la copa no es imprescindible, pero indica frescura y buen estado de conservación.

  • Criterios aromáticos

Un buen champán ha de ser aromático, durante su cata debemos olerlo tras haber observado sus matices. Para que un champán sea complejo y sofisticado debe combinar gamas de fruta fresca como la manzana, el limón o la pera, entrelazadas con notas tostadas como si de una panadería se tratase.

Además, si oxigenamos nuestra copa, percibiremos otros olores, denotando así la evolución de este vino espumoso.

  • Criterios en el paladar

Cuando se trate de un buen champán, este se deslizará fácilmente por el paladar, con una textura cremosa y cuerpo, permitiendo así poder saborearlo en su plenitud. Estos vinos poseen una acidez que los hace refrescantes sin llegar a ser agresivos. El gusto debe evocar a frutas y frescura, dejando un final largo y gustoso.

Además, según la naturaleza de expedición, este vino puede clasificarse en seis categorías distintas: extra-brut, brut, extra-seco, seco, semi-seco y dulce. Pasando por el primero, al que no se le añade azúcar, y tiene menos de 3 gramos por litro, pasando por la mitad de la clasificación, el extra-seco, el cual tiene de 12 a 20 gramos por litro y llegando al dulce con más de 50 gramos por litro.

Y, ¿con qué podemos combinar esta deliciosa bebida? El champán nos ofrece un sinfín de opciones en cuanto a maridaje se refiere: pescados, mariscos, embutidos, frutos secos, patés, sopas, cremas, ahumados, tortillas, quesos y postres. Por lo que nuestra carta ofrece muchas posibilidades para combinar. Ahora que sois todos unos expertos en champán, podéis sorprender a vuestros acompañantes catando y maridando como es debido este maravilloso vino espumoso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *