El maridaje. Combinar cada plato con el mejor vino.

El maridaje también es conocido como armonía o acorde. Esto consiste en elegir el vino adecuado para cada comida consiguiendo así un mejor resultado gustativo y evitando posibles resultados desagradables.

Principales maridajes

  1. Paellas y arroces: En general, los arroces van bien con los vinos blancos ligeros, secos y no demasiado dulces. También puedes combinarlo con tintos de variedades ligeras. Buscaremos un contraste con el sabor de la paella, pero sin llegar a anularlos entre sí.
  2. Marisco: En este caso, también optaremos por los vinos blancos en general, pudiendo decantarnos por alguno más dulce. Tanto blancos secos como ácidos y el motivo es que el marisco cuenta con una gran variedad de sabores, con puntos fuertes y suaves. También puedes decidirte por un rosado, le quedará genial.
  3. Carnes de ave: Aquí encontraremos diferentes registros dependiendo del animal y la comida que se cocine. En el caso del pollo asado o a la plancha y el pavo, optaremos por vinos blancos secos pero no ácidos. Cuando se guise el pollo con salsas, se recomienda optar por vinos blancos ligeros o medios, jóvenes pero potentes.
  4. Ensaladas: Evita los vinos dulces y elige en su lugar un vino rosado como el blanco seco con aroma frutal. Un blanco con un toque se acidez aportará un toque de frescor.
  5. Carnes frías: En esta ocasión, también podemos contar con un blanco seco, sea con cuerpo o no, o con vinos ligeros. También los rosados pero no los tintos potentes ya que enmascararán el sabor de la carne.
  • Pescados blancos: Una buena opción es el blanco seco ácido pero también los dos de tonos más dulces. Aquí trataremos de evitar los rosados. Si el pescado en lugar de estar a la plancha está cocinado al horno y con guarniciones sabrosas, podrás combinarlo con blancos mediterráneos secos y con cuerpo. Aquí también podrás elegir un rosado e incluso algún tinto de tono suave.
  • Pescados grasos: Pescados como el atún, la caballa o el salmón. Opta por un vino blanco mediterráneo o un tinto ligero o medio como un rioja joven o un ribera, pero no con mucho cuerpo.
  • Carnes rojas: Aquí nos decantaremos por tintos de variedades poderosas o foráneas, con sabor potente y festivo. Vinos curtidos y maduros, como los riojas o riberas de crianza gran reserva, irán genial con una buena carne roja.
  • Postres dulces: Irán bien con vinos dulces como el moscatel o un oporto joven.
  • Aperitivos: Cuando queremos un vino para encurtidos y frutos secos, deberemos irnos a los vinos generosos como los de jerez o el oporto.
  • Quesos: En términos generales, ya que hay una gran variedad de quesos, elegiremos para los quesos tiernos y grasos los vinos blancos con cuerpo o secos ligeros. También alguno dulce suave dará un buen contraste. Los quesos azules y potentes, irán bien con tintos de tono ligero pero afrutado o tintos medios. Para los quesos curados y muy curados podremos combinarlos con tintos potentes y maduros.
  • El cava. Este es el gran comodín del maridaje. Los cavas y champanes funcionarán bien con casi todos los platos evitando tomarlos con carnes rojas debido a su alta acidez.

En La Vida es Bella Gastrobar contamos con una amplia variedad de vinos de primera calidad para que puedas degustar nuestros sabrosos y riquísimos platos cocinados con todo nuestro cariño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *